Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista `¿Qué es esto del Centro de Artes de Movimiento?´ Por Francesc Casadesús. Director del Mercat de les Flors

Multimedia

Revista

Reportaje

`¿Qué es esto del Centro de Artes de Movimiento?´ Por Francesc Casadesús. Director del Mercat de les Flors

`¿Qué es esto del Centro de Artes de Movimiento?´ Por Francesc Casadesús. Director del Mercat de les Flors




¿Qué es esto del Centro de Artes de Movimiento?


Por Francesc Casadesús
Director del
Mercat de les Flors


El Mercat de les Flors de Barcelona empezó a cambiar de rumbo en el año 2006, pasando a programar únicamente danza aunque interesándose por ésta en todas sus manifestaciones, y tomando como hoja de ruta un proyecto que hemos denominado ‘Centro de Artes de Movimiento’. Este título no esconde el hecho de que el objetivo final es convertir el Mercat en una casa de la danza que se inspira en los diversos formatos de espacios dedicados a la danza que ya existen en Europa. Sabemos de entrada que todos los modelos están influenciados por el contexto local, y sabemos que debemos inventar uno en un país donde todavía la danza está necesitada de soporte institucional y de mayor estabilidad y presencia en las programaciones de nuestros teatros.

En esta primera temporada, hacemos ya explícito pues el proyecto de centro de las artes de movimiento. Toda la programación del Mercat se orienta hacia esta dirección y se proponen multitud de actividades paralelas sobre la base de lo que denominamos cuatro pilares: soporte a la creación, amplitud de estilos, facilitar el acceso a públicos diversos y trabajo en red con nuestro entorno.

Un centro de arte y no un teatro

Cuando hablamos de un teatro, con frecuencia nos imaginamos un espacio escénico, habitualmente con un telón de color rojo que se abre, donde aparecen unos personajes, ejecutan acciones virtuosas o dicen textos muy elaborados, se cierra el telón y el público aplaude. Quizás porque esta idea de ‘teatro’ lleva asociada la noción de representación y por lo tanto de producto acabado y de duración en el tiempo y en el espacio, nos sentimos más cómodos con el concepto de `centro de arte´. Cuando en artes visuales se habla de un centro de arte, nos referimos a un centro cerca de la vanguardia, un espacio de libertad, situado más en el presente y en el futuro que en el pasado, que no renuncia a su patrimonio pero que desea impulsarlo más allá.

Somos conscientes que la creatividad necesita trabajo, tiempo y recursos y proponemos no siempre estructurar nuestra actividad en base a los productos sino que también podemos observar los procesos, apoyar a los artistas en su crecimiento, en el camino de búsqueda y seguir sus itinerarios. Así es como las actividades de Mercat, en tanto que centro de arte, se orientan más allá de la exhibición y difusión, también hacia el conocimiento y hacia el pensamiento entorno a la danza y el movimiento. Únicamente de esta manera podremos ser centro de arte además de espacio de exhibición.


Fachada del Mercat de les Flors

Por qué lo llamamos movimiento si queremos decir danza

¿Por qué ‘movimiento’ y no danza? Sería superfluo argumentar que la danza es el arte que toma el movimiento (o el no-movimiento) como base para el trabajo artístico. Pensamos que la riqueza de la danza puede estar hoy en una diversidad que reflejan las personalidades de sus creadores. Los límites de la danza son difusos y de hecho parece aceptado que es el arte escénico que más está impulsando la innovación en otros sectores. Las artes tienden a mezclarse y los artistas persiguen mensajes y no técnicas. Todo lo que nos interesa en nuestro proyecto tiene como nexo el movimiento pero con diferentes acentos hacia la dramaturgia no textual, la tecnología, el sonido, el teatro visual o la poética de los cuerpos, vías de expresión que no son estrictamente la palabra y que frecuentemente es el movimiento de personas, imágenes u objetos. La palabra es sin duda un potente instrumento de comprensión y comunicación, pero en la sociedad que llamamos global, el movimiento es una magnífica oportunidad para trascender las comunidades lingüísticas y llegar a una esencia de lo humano. Hablando de movimiento, hablamos de sumar las capacidades de diferentes artes y descubrimos un espacio donde nos atrapa la poética, la habilidad, el riesgo, el ritmo o la plasticidad del cuerpo y las imágenes en movimiento.

Público o públicos

Aportar códigos para leer el movimiento se nos presenta como uno de los objetivos del nuevo Mercat, un objetivo que conecta fuertemente con su pasado. Perseguimos asegurar la libertad del artista en su trabajo de creación y la libertad del ciudadano para escoger sus prácticas culturales. Para ello nuestras actividades van dirigidas a un amplio espectro de públicos que comprende tanto a los profesionales como a los que se enfrentan a la danza por primera vez, al que practica cualquier estilo de danza como al que tiene amplios intereses culturales. Así es como, por ejemplo, tenemos muy presente que debemos empezar a ofrecer herramientas de comprensión, para poder apreciar y disfrutar de la danza, e instrumentos que sirvan también de ayuda para el trabajo educativo de los profesores.

Quizás no debamos explicar aquí las líneas de programación. Cuando se observen nuestras propuestas, se verá que se intenta tener en cuenta tanto la escena internacional como el soporte a grupos locales, tanto las compañías consolidadas como los espacios para el error y el riesgo. El objetivo final es que el público pase de espectador a conocedor, desarrollar en él el sentido crítico, respetar el patrimonio de la danza (¿conseguiremos crear un centro de documentación en danza?).

Una programación puede aportar así puentes de diálogo y de encuentro entre artistas y público, ofrecerle al público herramientas para comprender el trabajo del artista y a éste mejores condiciones para el encuentro con el público.



Una dirección artística abierta al entorno

Cooperar, buscar conexiones, establecer puentes, dar claves para entender, situarnos siempre como puente entre creador y espectador e inventar constantemente maneras de aportar comprensión y de disfrute.
Esto nos ayuda a conseguir dos de nuestros retos más importantes: la visibilidad y la presencia constante de danza en la programación de la ciudad de Barcelona, pero deseando también que esto sirva de estímulo para la programación de otros espacios escénicos o festivales del Estado español con los que abrir vías de colaboración.

Añadimos a nuestros objetivos la voluntad de trabajo en red. Para ello, hay un diálogo constante con el entorno, aceptando propuestas de programación, adaptándonos a los contextos que se crean, ofreciendo el espacio para la realización de actividades de otros, abriendo partenariados con artistas u organizaciones con las que encontramos similitudes en nuestros objetivos compartidos. Sin duda, el resultado final es mucho más rico, aunque signifique quizás algo de renuncia  y un mayor esfuerzo de abertura y de diálogo.

Finalidades del nuevo proyecto

Sobre estas líneas de acción, las finalidades del nuevo proyecto para el Mercat de les Flors serán convertirlo en:

. Un espacio de referencia en el ámbito del Estado español con un compromiso y prestigio internacionales
. Un centro para la investigación, creación y exhibición en danza
. Un espacio motor y punto de encuentro de propuestas para el fomento de la creación en las artes del movimiento
. Un centro de conexión entre la danza y otras disciplinas de la creación y el pensamiento
. Un espacio de soporte a la consolidación de compañías de calidad y de público para la danza, actuando con los diversos agentes del territorio

Peter Brook, que inauguró el Mercat de les Flors como espacio escénico defiende que los lugares tienen memoria y que ésta debe hacerse visible. Creemos que el ‘Mercat’ debe conservar su nombre por respeto a su historia y al papel que ha jugado durante veinte años en el panorama de las artes escénicas, aunque el contenido tome ahora una nueva dirección. Un mercado es un espacio para el intercambio, para la apuesta por nuevos productos, el reflejo de una personalidad, un lugar para el aprendizaje de las diferencias. Un entorno fascinante y vivo, donde pueda haber curiosidad, descubrimiento y capacidad de sorpresa. Esperamos vuestra complicidad para poder llevar a cabo este proyecto de apuesta decidida por la danza.





Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC