Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista Entrevista a Olga Pericet. Bailarina y coreógrafa

Multimedia

Revista

Entrevista

Entrevista a Olga Pericet. Bailarina y coreógrafa

Publicado en Susy-Q, Revista de Danza. Núm. 8. Mayo-Junio
Entrevista a Olga Pericet. Bailarina y coreógrafa

Enlace a la Revista Susy-Q


Poderío

Lleva todo el año de acá para allá con Chanta la mui y En clave, dos espectáculos creados con Daniel Doña, Marco Flores y Manuel Liñán. Ahora acaba de actuar en Dansa Valéncia con el primero, que también irá en agosto a Berlín.

Por Raquel Vidales


Dicen de ella que tiene tanta energía que no le cabe en su cuerpo menudo y le estalla en el escenario. Con ese poderío empezó a destacar hace una década como solista en las compañías de Rafael Amargo y Rafaela Carrasco y ha seguido triunfando en las tablas como artista invitada en festivales, galas y formaciones como la de Miguel Ángel Berna, el Nuevo Ballet Español y Arrieritos. Pero Olga Pericet es algo más que una bailaora de “fuerza y magnetismo”. Desde 2003 es también una de las más singulares coreógrafas del panorama actual, que ha sabido unir su talento al de Daniel Doña, Marco Flores y Manuel Liñán para buscar nuevas formas de expresión dancísticas, introduciendo movimientos contemporáneos en espectáculos de pura raíz flamenca. Juntos y a la vez por separado han encontrado no sólo un estilo propio, renovador, apreciado hasta por la crítica más purista, sino también una manera de trabajar como colectivo poco usual en el mundo flamenco: no quieren bautizarse como compañía al uso, sino simplemente reunirse con quien les pida el cuerpo en cada momento, alternándose en los proyectos en función de la evolución personal y profesional de cada uno.

De esta forma Olga Pericet sigue compaginando su carrera como bailaora con la creación de espectáculos en colectivo. En 2005 dirigió Cámara negra con Manuel Liñán. Poco después estrenó En clave, con Liñán y Flores, que en los últimos meses ha viajado a Estados Unidos, Londres y Tel Aviv, y ahora sigue de gira con Chanta la mui, que presentó en agosto pasado con ambos, en el ciclo La otra mirada del flamenco de la sala Pradillo de Madrid. Su siguiente proyecto: De cabeza, con Teresa Nieto, Liñán, Doña, Jesús Caramel y Vanesa... Toda una aventura.


P- Habitualmente trabaja con Liñán, Flores y Doña. ¿Por qué se resisten a formar compañía?
R- Porque no funcionamos como compañía estable. Nos gusta trabajar en conjunto pero también tener la libertad de estar en otros proyectos y juntarnos cuando realmente nos apetece, no por compromiso. Hay muchas compañías que desde el principio se comprometen, se ponen un nombre, y luego no duran nada.

P- Lo cierto es que parece difícil formar una compañía estable con cuatro coreógrafos.
R- No sería fácil. Lo normal en el flamenco es que cada uno luche por su nombre y forme su propia compañía, porque si no tienes nombre no te programan. Por eso es difícil que tres o cuatro figuras se junten para hacer algo en común. Pienso que hay que dar un paso ahí también, y para nosotros ésta es una buena manera de trabajar e investigar en grupo. Así nos sentimos libres y más cómodos para crear, porque nadie está por encima de los demás.

P- En sus trabajos colectivos unen flamenco y contemporáneo. ¿Cómo hacen la mezcla?
R- Al principio es un caos. Salen movimientos que hemos creado en estos años que venimos trabajando juntos y también otros nuevos que surgen de la evolución personal de cada uno. Pero poco a poco lo vamos ordenando todo, intercambiando opiniones e incorporando cada estilo en el momento adecuado y el sitio justo. A eso ayuda mucho que nos conocemos bien, existe mucha comunicación y respeto por lo que cada uno quiere hacer.

P- También huyen del argumento.
R- Queremos que el público sienta cosas. En Chanta la mui, por ejemplo, proponemos tres piezas diferentes sin ningún hilo conductor, cada una con una reflexión personal de los tres directores que somos, unidas simplemente por un modo de expresión común. Hay gente que lo intenta entender, unir las tres piezas, y ahí se equivoca.

P- ¿No temen a los puristas?
R- Nos da igual lo que se diga. Nosotros queremos darnos el lujazo de hacer esto porque sí, porque nos gusta, nos atrevemos y nos da la gana. Y al que no le guste, que se calle la boca. De ahí el título de Chanta la mui, que significa “cállate la boca” en caló.

P- En todo caso, la crítica les ha sido muy favorable.
R- Porque el sentimiento es flamenco y la raíz es sincera. Hay una mezcla pero cada cosa está muy colocada en su sitio, y con todo el respeto del mundo para guardar esa raíz. Y no nos pueden decir que algo está mal puesto porque no estamos bailando flamenco, estamos haciendo otra cosa. Les gusta y les resulta curioso.

P- ¿Qué le decidió a dar el salto a la coreografía?
R- El aburrimiento. Mi cuerpo y sobre todo mi cabeza me pedían algo más que bailar. Además estuve mucho tiempo haciendo cosas que luego no firmaba yo, y sentí la necesidad de hacer una coreografía y que se supiera que era mía.

P- ¿Cómo ha surgido su próxima colaboración con Teresa Nieto?
R- Ella vino a ver Chanta la mui y al cabo de unos días me llamó para proponerme hacer algo conjunto. Y yo ni me lo pensé.. De momento sólo tenemos el título, De cabeza, que salió en una de las primeras reuniones que estamos teniendo ahora, pensando en que vamos a tirarnos de cabeza a la piscina. Vamos a hacer una locura.


Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC