Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista Entrevista a Juan Carlos García, director de Lanònima Imperial

Multimedia

Revista

Entrevista

Entrevista a Juan Carlos García, director de Lanònima Imperial

20 años de la compañía
Entrevista a Juan Carlos García, director de Lanònima Imperial


Lanònima Imperial, representativa compañía de la danza hecha en nuestro país y afincada en Barcelona, cumple 20 años de trayectoria y lo celebra con intensa actividad, en la que destaca el estreno de En la noche herida por el rayo. Trabajo mostrado en noviembre pasado y basado en Las bacantes de Eurípides, con un registro más teatral que piezas anteriores. De ello, y de las dos décadas de trayectoria de Lanònima Imperial, nos habla Juan Carlos García, director y coreógrafo de esta compañía, y reclamado creador en otras formaciones internacionales donde se baila su repertorio.
Por: www.danza.es

 



 

P-¿Se mantiene la misma ilusión de los comienzos, tras 20 años de trayectoria de la compañía?
R-Las motivaciones cambian, como cambia la gente y uno cambia, pero la  verdad es que uno intenta siempre estar con el máximo de ilusión, si no esto se convierte en algo insostenible.

P-¿Cómo surge Lanònima Imperial, y cómo surge el nombre de la compañía?
R-Surgió de la necesidad de hacer mi propio trabajo después de algunos años de estudiar en varios países y trabajar para otros y tener ganas de probar mis propias cosas. El nombre se debe a una noche de farra con Claudio Zulián, nuestro músico en los comienzos y buen amigo.

P-Usted comenzó en el teatro, con la compañía Akelarre de Bilbao, su ciudad natal, ¿cómo fue ese cambio hacia la danza?
R-Estábamos de gira con Akelarre en Barcelona y a través de un amigo fui a visitar el Institut del Teatre de Barcelona, vi una clase de danza y pedí permiso para hacerla al día siguiente, me gustó y me quede a estudiar.
Digamos que encontré una disciplina en la danza que me fascinó.

P-¿Siente que su formación e interés por el teatro le acompaña a la hora de crear sus coreografías?
R-Claro, todo lo que uno es, ha estudiado y sabe de una forma o de otra, acompaña y se manifiesta a la hora de hacer.



P-Además de las producciones que ha montado para su compañía, también ha realizado piezas para otras agrupaciones y coreógrafos: la Komische Oper, el Gulbenkian Ballet, Itzik Galili y Gregor Seyffert entre otros ¿se enfrenta a ellas de la misma manera como creador?
R-Cada compañía y cada intérprete es un mundo, lo que yo intento siempre es  adaptarme a la persona y al momento. Nunca hay reglas generales, o mejor dicho la regla es observar primero y dejar que te vengan las ganas de hacer. Ha habido trabajos que no he realizado porque no sabía qué hacer con la gente que me proponían.

P-¿Y se enfrenta a sus creaciones de la misma manera que hace 20 años?
R-No podría ni aunque lo quisiera, yo soy otro, el mundo es otro. Hace 20 años había otra realidad política, otra idea del cuerpo, otra realidad social entre otras cosas y en fin, yo además era 20 años más joven.

P-¿Le interesan los mismos temas a la hora de crear?
R-No, en esto también he cambiado, sería muy aburrido estar siempre en lo mismo.

P-En sus producciones se puede sentir un interés por otras artes, además del movimiento, como la música, la escenografía, la literatura, la pintura… ¿lo suyo, como coreógrafo, es un trabajo en equipo?
R-Sin lugar a dudas. Pienso que la danza es un juego compartido.

P-Y los bailarines, ¿participan también en el proceso de creación de una obra?
R-Claro que si, trabajo implicando al máximo a todos en el proceso de creación. Intento que lo que hago esté muy vivo, y por lo tanto que todos estén muy presentes en lo que hacemos.

P-Son conocidos los intérpretes de Lanònima Imperial, por una formación y técnica muy sólida, ¿qué le pide usted a un bailarín?
R-Primero que se mueva bien, además de que sea personal, de mente abierta y le gusten las aventuras que propongo.

P-¿Y a un alumno? Actualmente imparte clases de composición escénica en la Universidad de Zurich…
R-A un alumno se le piden ganas de aprender, curiosidad… y que estudie.



P-Recientemente ha viajado por África, Asia, América Latina… en busca de danzas tradicionales y rituales de comunidades indígenas. ¿Ha influido en su percepción coreográfica?
R-Ha influido en mi manera de ver el mundo, han sido aventuras vitales,  experiencias extraordinarias en muchos sentidos que además me renuevan para encarar mi trabajo.

P-Usted dejó de bailar hace algunos años… ¿lo echa de menos?
R-Tremendamente. Dejé de bailar porque mi cuerpo dijo basta, si no seguiría. Bailar es único.

P-Habrá gente que se pregunte cómo se relaciona usted con sus bailarines a la hora de montar,  ya que no baila…. ¿Cómo es ese trabajo?
R-Es un proceso largo de contar, pero lo podríamos resumir en que les pido a mis bailarines que me realicen materiales a partir de ideas concretas y yo los organizo, ordeno, reelaboro, los relaciono en un contexto…depende de cada pieza. No soy metódico en mis creaciones.

P-Háblenos de su nuevo montaje, En la noche herida por el rayo…
R-Es una pieza mucho más teatral que lo que he realizado hasta ahora, esta basada en Las Bacantes de Eurípides. Y hay un alto grado de ironía, de sensualidad, de rito, de locura…de sueño. Creo que es una pieza de madurez, la acabamos de preestrenar y creo que marca un nuevo lugar en nuestra historia.


 

 

 

 

 

 

Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC