Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista Entrevista a Itzik Galili. `Poder de seducción´

Multimedia

Revista

Entrevista

Entrevista a Itzik Galili. `Poder de seducción´

Publicado en la revista `Por la Danza´. Núm. Verano 2006
Entrevista a Itzik Galili. `Poder de seducción´
Enlace a revista Por la Danza

Por Anabel Poveda


Itzik Galili.
Poder de seducción

El coreógrafo Itzik Galili hizo un viaje relámpago a Madrid para valorar `in situ´ el trabajo de los alumnos del Real Conservatorio Profesional de Danza, con su coreografía For heaven´s sake. Galili viaja acompañado de un universo particular, envolvente y lleno de seducción. Derrocha creatividad y no duda en compartir pensamientos con todo aquel que quiera escucharle. De sus más de 50 coreografías, han dicho que son abstractas, acrobáticas y espectaculares, además de asociativas, íntimas y poéticas. Compartir confidencias con Galili es comprobar que sus espectáculos son fiel reflejo de su peculiar forma de entender el mundo. Sólo hacen falta cinco minutos para perderse en su universo.





P- ¿Cómo surge la idea de que los alumnos del Real Conservatorio Profesional de Danza de Madrid prepararan una coreografía suya?
R-La directora me llamó a nuestra oficina, ella había visto la coreografía For Heaven’s Sake en  Cannes y no pensó que fuera a ser posible, pero pidió si yo autorizaría a la escuela para que lo bailaran y dije que sí.

P-¿Qué requisitos tiene que cumplir un Conservatorio para que Galili diga sí?
R-En primer lugar, lo que le dije a Virginia es que ella tenía que entender que sin lo que ella hace, una compañía no puede existir, porque es la base, y si no impulsas lo básico, la compañía no existe. Una situación se debe apoyar en la otra, y yo pienso que para mi propio beneficio, y para beneficio de cualquier otra compañía profesional, una colaboración así es algo natural, no es una cuestión de ‘por qué hacer’ o ‘por qué no hacer’, es que hay que hacerlo.

P-¿Cómo se siente uno al ver sus coreografías repartidas por todo el mundo?
R-Cada lugar es una experiencia diferente, una fantasía diferente; en síntesis, una realidad diferente. Cada lugar es distinto y ese es el reto.

P-¿De dónde bebe Galili para inspirarse?
R-Todo está relacionado con lo personal, siempre es una relación con la historia de cada uno. Todas las personas tienen ideas que son estimuladas a partir de la propia historia personal. Yo tendría que pasar por quince años  de tratamiento psiquiátrico profundo para poder darle respuestas específicas y más detalles, y quizás no serían las respuestas que usted quisiera. Yo no le voy a dar ninguna respuesta ‘intelectual’ al uso.

P-¿Qué características tienen que tener los bailarines para desarrollar sus propuestas?
R-Mi respuesta está relacionada con su primera pregunta: Los bailarines tienen que tener, en primer lugar, un cuerpo inteligente. Cuerpos inteligentes que se forman trabajando en continuidad para desarrollar las facultades corporales; pero al mismo tiempo, hay que trabajar para desarrollar
la mente que hay ‘por encima del cuerpo’; puedes observar que una persona va en un sentido corporal y en otro mental o en ambos sentidos. Yo prefiero el caso de ‘los dos sentidos’.
Y es ahí donde la respuesta está relacionada con la primera pregunta, ya que yo quiero creer que ese tipo de formación es precisamente la que aplica el director de cada escuela.

P-En sus coreografías podemos ver una mezcla de distintas disciplinas. ¿Todo vale?
R-Me gusta pensar que cada uno de mis trabajos sirve al propósito de diferentes fantasías; la limitación no está en el mundo exterior, sino más bien en el mundo interior que tengo, pero intento cuando creo no mirar mi interior, sino mi mundo exterior. Esa es mi inspiración, porque mi historia y mi conocimiento se sirven de mi mundo exterior y mi mundo exterior es un reflejo de mi mundo interior.

P-Con sus trabajos busca expresar algo concreto o sugerir…
R-Cada trabajo es muy diferente y cada trabajo es realmente muy específico. Me gusta creer que, cada vez más, la mayoría de creadores se centran en hacer y en conseguir un estilo.
Mi único estilo consiste en tratar de conseguir no tener estilo y, por supuesto, siempre depende de la persona elegir lo que hace. Siempre hay una combinación de compromiso intelectual y emocional, me gusta pensar que lo hay, para mí sí es así, y algunos de mis trabajos son muy parecidos a otros, y no estoy satisfecho con ellos; y otras veces algunos son realmente ‘queridos’ para mí y, sin embargo, nadie los capta. Así que, en verdad, no existe un solo camino.



P-¿Se puede desvincular el trabajo de uno con su propia manera de entender el mundo?
R-Yo creo firmemente que si alguna vez alguien te dice que su trabajo no tiene nada que ver con ellos mismos, es un sinsentido. Siempre tiene un compromiso personal, de no ser así, uno ni siquiera podría ver el comienzo de lo que ve, ya sea pura técnica Cunningham. Los que conocen muy bien esta técnica, y su historia, entienden las diferentes raíces y comprenden el porqué se transforma en lo que es; y con el tiempo lo que yo veo es que lo abstracto se convierte en tendencia, aunque algunas veces lo abstracto es falta de conocimiento. Esta es la razón por la que lo expresamos así, de una manera metafórica, lo que ocurre es que nosotros de vez en cuando olvidamos los significados de las cosas y las razones o porqués de lo que expresamos con nuestro trabajo; y alguna vez que el coreógrafo quiere decir algo serio, resulta cómico o light para el público, porque cada propuesta tiene vida propia. Que lo abstracto se convierte en tendencia quiere decir que nos olvidamos de buscar en profundidad el porqué, el origen y la causa de las cosas. Un ejemplo claro de que lo abstracto se convierte en tendencia son las matanzas de los Hutus y los Tutsis. Las dos tribus africanas, unos matando a los otros sin tener idea del porqué. Porque unos disparan… disparan los otros. A menudo los coreógrafos hacen lo mismo: ‘este hace esto, así que yo hago lo otro’. Yo creo que el trabajo en las escuelas debe suponer el verdadero razonamiento de los porqués y no sólo desarrollar sus cuerpos. Me gusta pensar así.


P-¿Están los coreógrafos más preocupados por criticarse unos a otros, o en copiarse que en crear?

R-¡Interesante! Cuando una pareja no se lleva bien acude a un consejero para obtener ayuda. Algo que sucede con frecuencia es que cada uno de ellos acusa al otro: ‘Tú haces tal’, ‘Tú haces cual’… y trasladándolo a la pregunta ¿es esta la manera correcta de crear? Observando a los otros y comenzando a echar la culpa, o simplemente mirándote a ti mismo y buscando donde uno, emocionalmente, intelectualmente, mentalmente o físicamente, es responsable de sus acciones... desarrollarse y evolucionar para convertirse en independiente. No puedes comunicarte
de verdad con el exterior si no eres independiente. Lo que a menudo pasa en el mundo de la danza es que adoptamos identidades dependientes. Por ejemplo, puedes coger a un músico y encerrarlo para practicar con un violín en un cuarto pequeño. Los bailarines no pueden hacer eso, necesitan un espejo para analizarse y se necesitan unos a otros para resolver conflictos, como apoyo, como competitividad, siempre y cuando el entorno no se convierta en algo artificial. Ahí está el peligro. Por otra parte, también el violinista se puede convertir en algo artificial si toca solo, consigo mismo.

P-¿Es posible ser independiente de los poderes políticos, económicos, sociales…?
R-Parcialmente, pero en un sentido amplio puedes crear una estupenda ilusión independiente, aunque sea para ti mismo, así es como puedes crear.

P-¿La vida y la inspiración del coreógrafo tienen fecha de caducidad?
R-No tengo ni idea. Puedo responder cualquier cosa a cualquier pregunta, pero cuando llego al estudio y comienzo a crear, siempre tengo una cosa en mi mente y siempre se convierte en otra cosa diferente.

P-¿Son críticos los coreógrafos con su trabajo?
R-Nunca lo suficiente.

P-¿Tienen los bailarines españoles algún rasgo característico o especial?
R-He trabajado con bailarines españoles en NDT, en Sttutgart y en Montecarlo y sí, tienen algo especial. Hay un dicho que dice, una mujer del Oeste diría: ‘Ámame o me muero’; una mujer española diría: ‘Ámame o te mato’.

P-Nuestros bailarines se quejan de las escasas oportunidades que tienen en España…
R-En algún lugar he leído de un escritor, y me gustaría citar sus palabras: ‘No se puede apreciar el primer beso, a no ser que tengas un segundo beso; no puedes apreciar tu lengua materna si no aprendes otra; no puedes apreciar tu propio país y comprenderlo, a no ser que vayas a otro’. Quizás sea esta la respuesta.

P-¿Qué proyectos tiene con su compañía?
R-El año que viene cumplimos diez años y estamos preparando un gran espectáculo. Probablemente vengamos a actuar a Madrid en próximas ediciones del Festival de Otoño. Al mismo tiempo estamos preparando una gira por Estados Unidos, Italia, Japón, Perú, Uruguay, Venezuela…

P-¿Cuál es la mayor dificultad de dirigir una compañía?
R-Los políticos; pero entiendo que algunas veces cambiando unas palabras por otras puedes hacer que te comprendan mejor. Simplemente es cuestión de conocer el lenguaje del otro. También te lo da la experiencia, yo he aprendido que la forma de decir las cosas provoca unas reacciones u otras.

P-¿Arte y política son compatibles?
R-Algunas veces pienso que el arte y la política son como prostitutas y clientes. Es la verdad. Es una manera muy bella de decirlo porque lo dejo así para que los lectores lo tomen como quieran, para que piensen quién es la prostituta y quién el cliente…

P-Resuma en una frase su trabajo.
R-Mi trabajo trata sobre la inspiración.

Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC