Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista El poder de la ficción. Entrevista a Loscorderos.sc

Multimedia

Revista

Entrevista

El poder de la ficción. Entrevista a Loscorderos.sc

El poder de la ficción. Entrevista a Loscorderos.sc


Entrevista publicada en la Revista Ddanza Número 22

Enlace a la Revista Ddanza


El poder de la ficción

Lenguaje escénico audaz, ideas maceradas en el estudio e investigación permanente, en esa combinación se asienta la trayectoria del colectivo dirigido por Pablo Molinero y David Climent. Si con Crónica de José Agorrotado (menudo hijo de puta) comenzaban con garra en 2003 su proyecto  artístico, El hombre invisible y Tocamos a dos balas por cabeza hacían de ellos uno de los nombres destacados de la creación contemporánea en nuestro país. En febrero estrenan El mal menor en el festival Valencia Escena  Oberta - VEO.

Por: Sara Esteller  Foto: Óscar de la Paz

En pleno proceso de creación nos encontramos con ellos en Mataró, en la nave que está acogiendo este nuevo experimento escénico que trata sobre el poder. Como todo desarrollo colectivo, reflexivo y vivo, los materiales que el trabajo en equipo genera van planteando nuevas cuestiones y resolviendo alguna pregunta, mutando en texto, movimiento o un nuevo matiz de la idea primigenia.  “Trabajamos sobre el poder, que  es un tema muy genérico a partir  del que se empieza a cerrar el campo de búsqueda; nos hemos centrado en la ficción del poder y en el poder de la ficción, pero ya ha quedado atrás el manuscrito inicial de las buenas intenciones. Cuando te pones a hacer, una cosa es lo que quieres y otra lo que tienes entre manos, y nosotros nos dejamos llevar porque colabora mucha gente y ellos inciden mucho. Luego, vamos hilando”. A la dirección artística de Pablo Molinero y David Climent, se suma en los créditos su creación e interpretación junto a Nacho Vera; Óscar de la Paz trabaja en la iluminación, espacio escénico, foto y vídeo y Pablo Rega en el espacio sonoro para montar esta propuesta que tiene en la sociabilidad otro de sus puntales ideológicos.
Les interesa la parte extrema de lo humano y por eso su lenguaje es más animal, visceral, hecho para los sentidos, para dejarse llevar; en ello también trasciende una manera de componer espectáculos siempre  comprometidos con las ideas –o preguntas- más necesarias.
Superado el miedo a, por la temática, hacer teatro de panfleto, añaden: “En El mal menor nos hemos ido a otro mundo, y hemos intentado contarlo de otra manera. El proceso nos ha llevado a sitios que no esperábamos; al deseo, porque el que quiere tener poder es para conseguir cosas que desea. También al poder de manipulación de la televisión”.


Libertad y otros conceptos

Dicho todo esto, ¿en qué sociedad sienten que viven loscorderos? “La libertad es lo que más sufre, hay mucha trampa en el camino, mucha pleitesía al capitalismo y está muy marcado todo lo que puedes o no puedes hacer”, dice Pablo, “sí pero es que somos una sociedad muy nueva, el boom de la libertad fue a partir de los 50 o 60, y ahora no sabemos qué hacer con tanta” apostilla David, quien añade “hemos reflexionado mucho sobre lo de gestionar la libertad y es difícil, supone una gran responsabilidad ser libre”.
En toda esta tempestad conceptual generada por fricción, contagio y a veces colisión en la nave nodriza de Mataró aparecen entonces otras palabras mayúsculas: dignidad, democracia (otra de las grandes ficciones), organización social (ellos se preguntan ¿cómo nos podemos organizar tantos millones de personas?). “Son reflexiones muy teóricas y por supuesto no hay respuesta, cada uno hará una lectura después del espectáculo; no nos gusta cerrarlo, por eso trabajamos mucho con el cuerpo, ayuda a dar más sentido a lo que pasa,… las lecturas son varias y todas son buenas”. Como loscorderos se dedican al teatro, con la etiqueta que se le quiera añadir, aparece otro de los asuntos a resolver: cómo poetizar sobre todo esto, porque no han elegido el camino de reflejar la realidad tal como es, sino el de trabajar con todas esas evocaciones e intrusos racionales que se les cuelan en la cabeza para ofrecer gracias al oficio una comunicación directa con la sensibilidad del que mira. Vinculados desde su etapa de formación en Castellón, Climent y Molinero entrenaron sus músculos, corporales y mentales, trabajando con compañías como Visitants, Sol Picó, La Fura dels Baus o La Danaus  antes de continuar su trabajo de investigación a partir de 2003 como loscorderos.sc.
Sienten un compromiso como personas, no como artistas ("artesanos con oficio", según ellos se definen). “Siempre que comenzamos un proceso nos damos cuenta de que para nosotros es muy importante el teatro para reflexionar sobre las personas; a partir de ahí ya entramos en mundos poéticos y a veces muy poco realistas, pero desde la preocupación de lo complejos que somos, de lo buenos o malos que podemos ser. Nuestro trabajo no es nada conceptual, aunque a veces sea críptico nos ata mas lo humano y la piel que los conceptos. Y En el mal menor ha sido todo más complejo, no como en el `agarrotado´, donde hablábamos de la incomunicación, con uno mismo o con los demás, pero era un tema más cerrado. Y bueno, tal vez es muy pequeño lo que nosotros abarcamos, pero si refleja esa preocupación por cómo se desenvuelve todo”.

Esta nueva propuesta que cultiva la palabra y los silencios, los gestos, el movimiento, la composición del espacio, el ritmo, la luz, la escenografía y el espacio sonoro llamada El mal menor es una coproducción del festival VEO, el Centro de les Arts Escèniques de Terrassa (CAERT) y el Mercat de les Flors y se estrena el 15 de febrero dentro de la programación del VEO.

http://loscorderos.wordpress.com


Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC