Ir a la web del INAEM (ventana nueva)
Usted está aquí: Inicio Multimedia Revista Deconstructing Cunningham

Multimedia

Revista

Artículo

Deconstructing Cunningham

Encuesta sobre Merce Cunningham
Deconstructing Cunningham

Publicado en Susy-Q, Revista de Danza. Núm. marzo-abril 2009


Madrid en Danza trae este año un regalo de cumpleaños. Merce Cunningham, uno de los principales referentes de la danza contemporánea, cumple 90 años y lo celebra con una nueva coreografía, Nearly Ninety, que se presenta en los Teatros del Canal dentro de la programación del festival. Una buena ocasión para diseccionar las virtudes del genio.

Por Raquel Vidales 

Noventa años y cerca de 200 coreografías. No hay profesional de la danza que no haya sentido de alguna manera la influencia de este creador estadounidense que en su día revolucionó profundamente los conceptos básicos de este arte. Su carrera empezó en la compañía de Martha Graham, en la que fue bailarín solista entre 1939 y 1945. En esos años presentó ya su primera pieza con el compositor John Cage, precedente del fecundo trabajo de investigación conjunto que a partir de 1953 ambos desarrollaron durante cincuenta años en la Merce Cunningham Company, y que marcó el camino hacia una nueva forma de entender la relación entre música y movimiento. Es una de sus aportaciones más destacadas a la danza contemporánea, pero no la única: su trabajo con las nuevas tecnologías, sus colaboraciones con importantes artistas plásticos, su utilización del espacio… ¿Qué es lo que ha convertido a Cunningham en el gran referente que hoy es en todo el mundo? Varios profesionales españoles reflexionan sobre ello para Susy Q.


Pedro Berdäyes (coreógrafo)
"Cunningham marca y concreta claramente una frontera importantísima en la historia del movimiento, tanto en el campo de la investigación precisa como en la construcción de nuevos lenguajes. Barrera y a la vez puerta abierta hacia una danza más democrática y tolerante, la posmodernidad, poniendo en evidencia el virtuosismo y el narcisismo sin ningún significado. Sin duda Cunningham será siempre el gran maestro y artesano del movimiento".

Juan Carlos Santamaría (coreógrafo)
"Es un referente de la danza de estudio para todos nosotros. No sólo como creador sino también por su capacidad profesional de sacar adelante su proyecto. Su trabajo de análisis e investigación es uno de los más importantes que ha habido, y sigue vigente. Para él lo importante es la danza en sí, la creación de movimiento a partir de las posibilidades del bailarín. También del espacio, que aprovecha al máximo. Es decir, utiliza todo lo que tiene para crear un lenguaje único y personal".

Virginia Valero (directora del Conservatorio Superior de Danza de Madrid María de Ávila)
"Cunningham sentó las bases, junto con John Cage, de una manera de crear diferente con respecto a la relación música-danza. Ambos se preguntan por qué la danza debe supeditarse a la música, o viceversa, y por primera vez plantean que vaya cada uno por su lado: cada uno crea su parte, casi siempre con un mismo elemento común, que es el tiempo, y luego lo unen. También rompe con la idea de que el movimiento debe expresar una emoción o, en el caso de la danza clásica, una narración, para buscar sólo la creación del movimiento por el movimiento. Fue también uno de los primeros en introducir las nuevas tecnologías, y amplió el concepto del espacio escénico: sus bailarines pueden estar bailando ya antes de salir al escenario".

Francesc Casadesús (director del Mercat de les Flors)
"Leo que `encontrar los límites de la danza’ es el impulso que ha caracterizado el trabajo de Merce Cunningham. Haciendo que converjan los lenguajes de la danza, la música, la escenografía y las artes visuales de manera aleatoria en un escenario, le da a cada una autonomía y especificidad propias. Un tema distinto sería cómo conectar eso con la percepción del público no conocedor".

Carmen Werner (coreógrafa y bailarina)
"Es uno de los primeros rompedores de la danza clásica, evolucionándola y aportando una amplia gama de posibilidades para la danza contemporánea".

Juan Carlos García (coreógrafo y director de Lanònima Imperial)
"Probablemente es el coreógrafo vivo sobre el que hay más libros escritos. Es curioso que haya tanto que decir sobre alguien que no quiere decir nada. Nos da que pensar su actitud, no su danza desprendida de metáforas, de historias. Tiempo y espacio son sus coordenadas básicas. Eso y un instinto para la composición pura sin igual. Creo que es uno de esos artistas que inventan algo nuevo. Algo tan asombrosamente sencillo que causará una revolución. Creo que es de ese tipo de creadores que marcan el antes y el después. "A distinguir me paro las voces de los ecos", nos dice Machado en su famoso poema. Cunningham es voz. Y pregonero de una buena nueva. La danza no necesita de otro arte para ser importante. La danza es porque sí. Hablaría de muchas más cosas pero en tres o cuatro líneas... Larga vida al maestro Cunningham".

Laura Kumin (directora del Certamen Coreógrafico de Madrid, programadora en Sala Pradillo, de Madrid)
"Creo que estamos en deuda con Merce Cunningham por demostrar la enorme capacidad poética del movimiento en sí. Que una danza que no es en absoluto narrativa, que se nutre de lo inmediato, que se compone y recompone en el tiempo y el espacio sin apoyarse en virtuosismos personalizados, sea capaz de transmitir y despertar tantas sensaciones nos demuestra su verdadero potencial y el nuestro también. Cuando fui capaz de comprender lo que ofrecía, mi relación con la danza se hizo más sutil. Lo que me parecía distante cuando era una joven bailarina me resultó fascinante y sorprendentemente placentero cuando aprendí otras maneras de adentrarse en el escenario desde el patio de butacas. La enorme libertad y fe que otorga a sus colaboradores artísticos nos han abierto nuevas perspectivas que agradezco".

Eva Bertomeu (bailarina y coreógrafa)
"Sin tener por qué gustarme toda la obra de Merce Cunningham, debemos reconocerle como uno de los referentes para la creación coreográfica contemporánea. Para mí él es uno de los pioneros en la introducción de nuevas herramientas para la experimentación creativa y en la íntima relación de esta experimentación con las tendencias artísticas contemporáneas. Rompió barreras y nos desveló un nuevo horizonte de posibles combinaciones aleatorias de movimiento, música, técnica y, por qué no, ciencia. Quizás la herencia de Cunningham sea la sensación de que coreografiar una obra es vivir una experiencia única e irrepetible".

Thomas Noone (bailarín y coreógrafo)
"Creo que lo interesante de Cunningham era su disociación de lo emocional o narrativo con el movimiento en la danza del momento (en los 50 y 60). El abrió un camino en centrar la danza en el cuerpo y daba nueva importancia a las relaciones espaciales entre bailarín-bailarín y bailarín-espacio escénico. También su asociación con Cage y con la construcción aleatoria liberó a la danza de muchas preconcepciones y precondiciones".


Nearly Ninety se vio del 30 de abril al 3 de mayo en los Teatros del Canal de Madrid. www.madrid.org www.merce.org

Acciones de Documento
  • Compartir

© INAEM. - Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Proyecto desarrollado por SEMIC